Laminación manual en la fabricación de poliéster

maniqui-poliester

Laminación manual en la fabricación de poliéster

El poliéster es un material que se puede trabajar de diversas formas según el tipo de resultado que se quiera conseguir. Uno de los métodos en los que se puede llevar a cabo la fabricación de piezas es con laminación manual.

En Mafisan realizamos diferentes tratamientos según las necesidades de cada proyecto. Tras conocer las características que debe tener, nos adaptamos a ellas para realizar la pieza de la forma más eficiente. A continuación, explicamos la técnica de laminado manual.

Moldeo por contacto: laminación manual

La laminación manual se encuentra dentro del grupo de técnicas de moldeo por contacto, ya que, como su nombre indica se realiza de forma manual por el operario. Es además una de las más antiguas en la realización de piezas, especialmente cuando se trata de materiales compuestos. Se caracteriza, junto con la proyección simultánea, en que no necesita ni calor externo ni alta presión de moldeo como sí ocurre en otras técnicas.

Requiere la habilidad del propio operario para obtener unos resultados de calidad, pero sigue siendo una de las más utilizadas en la actualidad. A diferencia de otras, es una técnica de muy bajo coste y se adecúa a cualquier tamaño y diseño de las piezas.

Se realiza aplicando diferentes capas de distinto material impregnadas en la resina y se adhieren al molde con un rodillo o brocha. Con este movimiento, el operario se asegura de que no quedan burbujas de aire entre las capas y el resultado sea óptimo. La presión en la pieza solo será la que el operario vaya realizando a lo largo de este proceso con el rodillo.

La temperatura incide directamente en el curado de la pieza, por lo que mientras se realizar, debe cuidarse el tipo de temperatura ambiente del taller. Lo recomendable es que se pueda trabajar a 18-20 grados y evitar siempre temperaturas inferiores a 10 grados, ya que si no las mezclas entre materiales no se realizan de forma adecuada.

Ventajas y desventajas de la laminación manual

El laminado manual se sigue utilizando con el paso de los años, a pesar del uso extendido de la tecnología, debido a que es un método muy sencillo de realizar. Aunque depende de la habilidad del operario, no requiere una cualificación para desarrollarlo. Por otra parte, se adapta a todo tipo de capacidades, ya que el tamaño de la pieza no importa en este método. Si además se compara con otras técnicas, el coste de los moldes es mucho más económico y el coste de los equipos para llevarlo a cabo es también muy bajo.

Pero, lógicamente, si la pieza es demasiado grande, la mano de obra para realizar su fabricación puede ser demasiado costosa a si se utiliza otro tipo de técnica. Además, no es el método más productivo que podemos encontrar debido a que se hace de forma artesanal. Y, además, la habilidad del operario influye totalmente en el resultado final de la pieza, que aunque no sea un proceso demasiado complejo, sin motivación ni habilidad puede quedar un espesor poco uniforme.

Fabricación de piezas con moldes desmontables

Esta forma es una de las más habituales en todos los procesos. Se realiza de forma manual y se basa en impregnar la fibra de vidrio con un rodillo o con la ayuda de una brocha directamente sobre el molde. Este tipo de método se utiliza para piezas concretas en sectores como la decoración, en reparación, construcción o escenografía, entre otros.

Existen diferentes tipos de resinas con las que se puede utilizar la laminación manual. Por ejemplo, orto, vinil-ester, autoextinguible o iso, entre otras. Se puede trabajar con diversos refuerzos, como mat, multiaxiales, velos o tejidos. Para saber las necesidades de cada proyecto, en Mafisan necesitamos conocer sus requerimientos, para conocer cómo llevar a cabo la pieza y el presupuesto que supondría.

Si quieres saber el precio de nuestros servicios en la fabricación de piezas de poliéster, puedes contactarnos sin compromiso, explicar el tipo de trabajo que sería y el plazo de ejecución. Contamos con más de 40 años de experiencia, así que podemos desarrollar todo tipo de repuestos, piezas y recambios sea para el sector que sea.