¿Piscina de poliéster o de obra?

¿Piscina de poliéster o de obra?

Una de las ventajas de poder contar con un gran terreno en nuestra vivienda es que en los meses de más calor podemos disfrutar de nuestra propia piscina. Pero cuando hay que construir una piscina a todos los propietarios les surge la misma duda: ¿piscina de poliéster o de obra? ¿Cuál es mejor?

Piscinas de poliéster

En Mafisan somos expertos en poliéster así que hoy vamos a hablar de las ventajas e inconvenientes de cada tipo, y según las necesidades de cada cliente, qué piscina es la que mejor puede adaptarse a su uso.

¿Cómo elegir una piscina de poliéster?

Para saber qué tipo de piscina se va a instalar en una vivienda, el cliente primero debe determinar una serie de aspectos antes de optar por una y otra tipología. Una vez que se han aclarado estos detalles, es mucho más fácil saber si realmente es mejor optar por una piscina de poliéster o si en cambio debe elegir una piscina de obra.

  • Espacio. Dependiendo del espacio que haya en una vivienda, el cliente podrá elegir una u otra tipología de piscina. Se pueden optar por dos: enterradas o de superficie. Estas últimas son perfectas para aquellas casas que cuentan en el exterior con pequeños espacios ya que son fáciles de instalar y mantener. Para poner una piscina enterrada, tanto si es de obra como en poliéster, generalmente se exige que haya un espacio de unos 8 metros de largo por 3 de anchos y tener en cuenta que habrá que disponer de espacio para la maquinaria necesaria durante la instalación.
  • Presupuesto. Por supuesto el precio es determinante en cualquier tipo de adquisición, y en la instalación de una piscina todavía mucho más, ya que la inversión que hay que realizar es importante. Lógicamente las piscinas que están enterradas son mucho más caras que las de superficie (por su complejidad de instalación, fabricación, etc). Así que antes de tomar una decisión, lo ideal es que el cliente tenga un abanico de precios a los que está dispuesto a pagar en su nueva piscina.
  • Durabilidad. Otro de los aspectos que puede ser determinante en la elección de una piscina u otra es la durabilidad que se busca. Si la piscina va a ser temporal o puede que más adelante te mudes o incluso quieras una más grande, lo ideal es elegir una piscina de poliéster.

Piscinas de poliéster

Piscinas de poliéster: ventajas

  • Trasladar e instalar fácilmente. A diferencia de las de obra, las piscinas de poliéster son mucho más fácil de instalar y de trasladar a la vivienda. Al contar con un vaso realizado de una sola pieza prefabricada, es mucho más sencillo disponer de ella que si se opta por construirla desde cero en la propia casa.
  • Más económicas. Una de las principales ventajas del poliéster es que es un material barato lo que hace que las piscinas que están fabricadas con él también sean mucho más económicas que las de obra. No sólo hablamos de la inversión inicial cuando se adquiere la piscina sino también de las posibles reparaciones que haya que hacer en el futuro. El mantenimiento en las piscinas de poliéster es menos complejo que en las de obra y cualquier avería resulta menos caro.
  • Menor riesgo de fisuras. Por otra parte, las piscinas que están realizadas con poliéster tienen menos riesgo de fisuras, así que además de que las reparaciones sean más económicas, también el cliente se asegura de que es más fácil que no se estropeen. En Mafisan siempre contamos con los mejores materiales y un equipo de profesionales que durante décadas ha trabajado con el poliéster realizando todo tipo de proyectos. En el caso de que una piscina de poliéster sufriera cualquier tipo de desperfecto, es tan sencillo como arreglarla con este mismo material de forma sencilla, barata y en un periodo de tiempo breve.
  • Resistencia. Y además el poliéster es uno de los materiales más resistentes que existen. Es el preferido para hacer todo tipo de proyectos al aire libre por la buena aceptación que tiene frente a la exposición de todo tipo de climatología y temperaturas: rayos del sol, humedades, cambios ambientales, corrosión… La superficie de este tipo de piscinas es lisa lo que hace que en el vaso no haya juntas y por lo tanto sea mucho más resistente frente a la formación de algas o la incrustación de otro tipo de residuos.

Piscinas de poliéster

Inconvenientes de una piscina de poliéster

Aunque en Mafisan podemos realizar el tipo de piscina que necesite ya que fabricamos nuestros propios moldes y, por lo tanto, trabajamos con el poliéster cómo determine el cliente, sí que hay que tener en cuenta el tamaño de la piscina. Y es que las dimensiones del vaso pueden ser un factor que limite el transporte de éste hasta la vivienda y, por ello, uno de los inconvenientes dependiendo de las dimensiones que se deseen. La forma también es otro aspecto a tener en cuenta, ya que para el transporte cualquier diseño puede que no sea apto. Lo ideal es consultar con expertos en este material ya que en Mafisan Poliéster siempre asesoramos a nuestros clientes ante cualquier duda que les pueda surgir a lo largo del proyecto.

Piscinas de obra

Las piscinas de obra se hacen con hormigón, en ocasiones se emplea este elemento para todo el vaso de la piscina, y otras veces sólo para el suelo y se combina con otro tipo de materiales. Generalmente, se fabrican con el suelo de hormigón y las paredes con cerámica, gresite u otro tipo de revestimiento. Suelen ser más duraderas que las piscinas de poliéster, pero también hay que tener en cuenta que la inversión inicial y de mantenimiento es mucho más elevada.

Si todavía tienes dudas sobre el tipo de piscina más adecuada para tu vivienda, o sobre todas las posibilidades que pueden ofrecerte las piscinas de poliéster, consulta con Mafisan y estaremos encantados de aclararte todo tipo de cuestiones.